Liderazgo mindfulness

El entorno laboral actual es muy distinto al de las generaciones anteriores. Vivimos conectados permanentemente todos los días y a todas horas, la línea que divide lo personal y lo laboral se ha vuelto muy fina. La transformación digital está afectando a todos los aspectos de nuestras vidas. Afecta a la atención, la productividad y el bienestar de las personas.

Debemos tomar conciencia del impacto que las nuevas tecnologías están ocasionando en nuestro rendimiento profesional.

Cada día estamos más estresados y dispersos, el exceso de información intoxica. En Estados Unidos incluso se ha tipificado un nuevo trastorno psicológico, el IFS, Information Fatigue Syndrome, que se puede traducir cómo síndrome de fatiga por la información. La persona que la sufre experimenta confusión mental, angustia y miedo a colapsarse. Limitar la infoxicación es una forma de devolver la calma a nuestras vidas.

Diariamente en nuestro trabajo sufrimos una interrupción cada 8 minutos esto nos impide centrar nuestra atención de manera prolongada en una tarea. Lo que nos lleva a una disminución de nuestra productividad y de la calidad de los trabajos realizados. Estamos de cuerpo presente pero nuestra mente divaga entre nuestras “cosas” pasadas o futuras, y esto tiene un alto coste para nosotros como personas y como empleados.

Ponemos todo nuestro empeño en ser un cerebro multitarea pero con tanta distracción no somos capaces de atender a todo a la vez. Lo que hacemos en realidad es cambiar nuestra atención de una tarea a otra, creando la falsa percepción de ser muy eficaces y de gestionar adecuadamente nuestro tiempo. Todo esto nos consume mucha energía, nos agota, disminuye nuestra concentración, en definitiva un caos laboral y un mayor estrés.

Y aun puede ser peor, ya que tomamos decisiones de forma poco consciente e impulsiva poniendo en riesgo nuestro trabajo, y las relaciones interpersonales con los compañeros son dañadas por el estrés laboral, lo que dificulta el trabajo en equipo.

Las personas necesitamos estar más presentes en lo que hacemos, tanto en nuestro entorno personal como laboral, el entrenamiento en mindfulness nos ayuda a darnos cuenta y ver que podemos elegir otra forma de actuar desde la respuesta y no desde la reacción, desde la consciencia y no desde el piloto automático, así podremos transformar nuestro trabajo dando lo mejor de nosotros y sintiéndonos personas plenas.

Mindfulness se traduce como atención plena o conciencia plena, es prestar atención a lo que ocurre en el momento presente, tanto dentro de nosotros mismos como fuera, con aceptación, sin emitir juicios y con una actitud amorosa hacia lo que observamos. Hay múltiples definiciones, sin embargo, es una forma de vida en sí misma.

La práctica formal es la meditación, y la no formal, es la que hacemos en nuestro día a día, con atención plena y consciente. Aprovechar situaciones muy cotidianas para ir entrenando nuestra atención. Estando en el presente, en el aquí y ahora, desde el momento que nos despertamos, cuando nos tomamos el café o cuando escuchamos con atención a una persona.

En los últimos años estamos viviendo una auténtica revolución mindful, la portada de la prestigiosa revista Time del mes de febrero de 2014 hace eco de su impacto y beneficios.

En Estados Unidos, empresas como Google, General Mills, Aetna, Apple o la NASA tienen ya desde hace años programas de mindfulness en sus organizaciones, y en Europa cada día son más las empresas que se están sumando a este movimiento.

Google ha creado un programa  llamado “Search Inside Yourself” por el que han pasado más de 4000 empleados, cuyo objetivo es la mejora del rendimiento de sus trabajadores. Esta herramienta corporativa contribuye a desarrollar líderes con inteligencia emocional, capaces de concentrarse bajo presión, aumentar su creatividad y mejorar la comunicación en equipo.

Según un artículo de Los Angeles Times:

“la atención plena – prestar atención a lo que está sucediendo en el momento presente – es esencial para convertirse en un líder eficaz. La buena toma de decisiones a menudo se reduce a reunir enfoque, la claridad y la calma”.

Por este motivo se está haciendo hincapié en que los empresarios puedan desarrollar sus habilidades de atención al igual que aprenden finanzas o contabilidad.

También se menciona en el artículo que en el curso “The Executive Mind” impartido en el Escuela de Negocios Peter Drucker School of Management se incluye la formación mindfulness para el desarrollo y formación en materia de liderazgo para enseñar a los estudiantes a prestar atención a las emociones que surgen en su interior para que puedan reaccionar con mayor habilidad en cualquier situación.

Para Janice Marturano, fundadora del Institute for Mindful Leadership el 80% de los practicantes de mindfulness manifiestan haber mejorado su capacidad para tomar mejores decisiones.

”El principal beneficio del mindfulness es que estás totalmente presente en tu trabajo y que eres más efectivo como líder” dice William George, profesor de la Harvard Business School.

Llevar nuestra mente al presente nos convierte en líderes más seguros y eficaces, pues ahorramos enormes cantidades de energía en rumiar pensamientos negativos sobre el futuro o sobre sentimientos de culpa por nuestros errores del pasado. Y esa energía que ya no se desaprovecha mediante divagaciones sobre pasado (que ya no podemos modificar) y futuro (que no podemos prever) sirve para tomar decisiones mucho más acertadas, basadas en un presente mucho más diáfano, porque se observa en toda su amplitud.

El mindfulness no es una moda, ha llegado para quedarse, millones de personas hoy en día lo practican y los beneficios en las organizaciónes son positivos. Si los trabajadores están más plenamente presentes en su trabajo, serán más eficaces, tomarán mejores decisiones y se desempeñarán mejor con quienes comparten sus metas.

 

“Todos necesitamos empezar a ejercer el liderazgo, independientemente de cuál sea nuestro cargo.

Decir que no tienes un puesto elevado y que, por tanto, no tienes por qué considerarte responsable de los resultados de la organización ya no es una excusa.

Para alcanzar el éxito, cada uno debe considerarse a si mismo parte del equipo líder.

Para liderar ya no hace falta una autoridad oficial, sólo el deseo de implicarse y el compromiso de dejar una huella positiva.”

Robin Sharma

2 comentarios en “Liderazgo mindfulness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.